sábado, 2 de agosto de 2008

Los irrecuperables.

Nacen al azar, a veces de padres desconocidos. Crecen con violencia, mal alimentados y educados, pasan de mano en mano y solo se instruyen en la calle en artes marginales. Los que sobreviven, los fuertes, están marcados desde chicos. Nadie los guía bien ni nada los contiene. No hay familia ni escuela ni valores ni autoridad ni correccionales ni prisiones ni justicia... que logre recuperarlos. Están a la deriva. Nuestra desidia e inacción produce hace años ciudadanos física, sicológica y emocionalmente malformados que desconocen el valor de personas y bienes. Nos cruzamos a diario con ellos en la calle y en los transportes. Los atropellos que cometen desde jóvenes son cada vez más feroces en una escalada que no conoce límites.Como en la película citada, casi podríamos adelantarnos a sus futuros delitos para evitarlos. Sin embargo, falta vocación gubernamental para desarrollar un plan de seguridad que resuelva las causas desde su origen. Familia estable, alimentación, trabajo, educación, asistencia social y sanitaria son valores a suministrar como parte de este plan. Además, profesionales para implementarlo y años de inversión constante.Sabemos lo que harán si no actuamos. Jorge Milier

1 comentario:

horacio Aldo Cingolani dijo...

Coincido con el comentario de Jorge. Y es adecuado no sólo para la ciudad sino para todo el país. Porque esos chicos que nacen pero nadie los quiere, porque la mamá y el papá se descuidaron ese día. El padre, ni necesitaba tener una copa de más. La madre No tenía los pocos pesos que le cobran por un aborto. El padre ni sabrá nunca que lo fue. La abuela, ni la madre ni nadie querían saber nada. En resumen un bebé que no tuvo a nadie que se ocupara de él.

Diría que se puede hacer mucho para evitar el nacimiento no deseado. Por ejemplo cosas como:
-Mejorar mucho la educación sexual de los jóvenes.
-Y la educación en general de los niños y jóvenes, resaltando 1000 veces SU responsabilidad emergente de una relación sexual sin la menor intención de fundar una familia.
-Instituir y dar a conocer mucho más fuertemente esa responsabilidad de la cual deriva la OBLIGATORIEDAD irrenunciable de dar a ese ser, condiciones normales de cariño y atención.
-Crear un mejor sistema de detección temprana de los casos que de todas maneras puedan presentarse, para darle al menos una educación substituta o institucional.
-Si a pesar de todos estos cuidados, se detectan seres de dudosa capacidad de vivir en sociedad, habrá que recluidos, de acuerdo a las leyes, de por vida. Nunca como un castigo, porque ellos han sido también víctimas de sus padres o de la fatalidad. Por lo tanto deberán vivir en algún establecimiento del que no puedan salir. Podrán vivir bien, incluso con trabajo y educación, en su mini sociedad recluidos, pero nunca mezclarse en la Sociedad.